09

Qué es la Fuente

Es difícil describir algo que no existe. Las palabras en este caso se quedan cortas o son poco precisas para poder explicar algo tan abstracto como es el Vacío mismo.

La Fuente ha recibido distintos nombres a lo largo de la historia de la humanidad: el Todo, la Nada, Tao, Vacío, Origen, Ser Original, Esencia, entre otros. Es indiferente el nombre que se le otorgue ya que todos se refieren a "lo mismo", a aquello que existe y no existe simultáneamente y es el origen del Universo.

Todo lo que existe en este planeta Tierra y universo entero proviene de esta Fuente, o más que provenir, ÉS esta Fuente. Existe un mismo Origen que crea todo lo que conocemos, en todos los tiempos y espacios. Es perfecto, no le sobra ni le falta nada, dicho de manera llana y sencilla: ya tiene todo lo que necesita, abundancia infinita, tiempo y espacio infinito, y un amor y dicha universales y puros. Soy consciente de que igual de difícil es expresarlo con palabras que comprenderlo desde nuestra mente humana limitada. Pero en esencia todos somos "eso", de forma que aunque no lo lleguemos a entender del todo hay una parte en nuestro interior que resuena con estas palabras.

El propósito del Ser es expandir la consciencia de sí mismo, saber cómo sería "no ser". Por este motivo, se desdobla y crea todo lo que conocemos en nuestro mundo físico, material y también energético y sutil. Desde la no existencia se origina toda la existencia (galaxias, planetas, minerales, animales, humanos, etc.). Es por este motivo que se le llama la Nada y también el Todo, porque existe y no existe a la misma vez. El Todo y la Nada es lo mismo.

Es consciencia pura tratando de conocerse a sí misma mediante el juego de la vida. Una duda muy común que suele surgirnos es la siguiente: si todos tenemos el mismo origen y somos la Fuente, ¿por qué la mayoría no lo recordamos? Parece que vivimos en un estado de amnesia y que hemos olvidado de dónde venimos y cuál es nuestro propósito.

Mi respuesta a esa duda es que todo forma parte del mismo juego. Es correcto y perfecto que así sea, ya que es la única manera que tiene la Fuente de expandir su consciencia conociéndose a sí misma: desdoblándose para experimentar todo tipo de vivencias humanas y no humanas, como si de una obra de teatro se tratara. Nosotros somos sus actores que interpretamos situaciones guiados por la misma Fuente.
En verdad somos al mismo tiempo los directores (la Fuente) y los actores de esta obra o juego, en distintas velocidades o niveles de consciencia.

Comprender esto es imprescindible para entender aspectos de nuestra realidad que nos pueden intrigar, como por ejemplo qué es la Ley de la Atracción, por qué funcionan las terapias a distancia, qué es el alma (o doble cuántico) y un sinfín de cuestiones más.

Una persona iluminada es aquella que ha conseguido "conectar" con la Fuente y acceder a la sabiduría universal. También se le ha llamado "alcanzar el nirvana". Algunos lo buscan mediante la práctica de meditación, yoga, consumiendo plantas indígenas como la ayahuasca, o a través de diferentes terapias. En mi opinión no lo consideraría como un logro o hazaña, ya que todos venimos del mismo origen y somos eso mismo. Simplemente es darse cuenta de cuál es nuestro verdadero origen, aceptarlo y sentirlo. Da igual la forma que elijas para tomar conciencia de ello.

Otra pregunta habitual, que yo misma me he realizado cientos de veces, es: ¿y de qué sirve para mi vida cotidiana saber que soy la Fuente de todo cuanto existe? En mi caso y por experiencia propia, te puedo afirmar que ayuda mucho a relativizar los problemas cotidianos, a darle la importancia justa a cada cosa. Representa el fin del drama, del victimismo, de la culpabilidad y de tener preguntas sin respuesta. Me permite entender por qué estoy aquí y cuál es mi auténtico propósito, que no es poco.

La mayoría de personas viven creyendo que la vida es fruto del azar, viven como si su propósito fuera solamente disfrutar y ser felices, y son fieles a religiones o corrientes espirituales. Lo cierto es que todas las religiones y corrientes espirituales han tergiversado en bastantes aspectos lo que en realidad es. El auténtico despertar no es más que reconocer tu verdadera identidad. Conectándote con tu esencia dejarás de ser manipulable, desde tu propio conocimiento podrás saber lo que es cierto y aquello que no, y dejarás de tomarte tan en serio, y disfrutar más, este juego al que llamamos vida.

Tendemos a querer llenar el vacío existencial con exceso de trabajo, adicciones, relaciones...Pero sería mucho más fácil asumir que en esencia somos Vacío.
Nos creemos protagonistas de nuestras vidas e incluso pensamos que estamos solos en el Universo. Lo cierto es que detrás de cada cosa, persona, animal o situación hay una misma conciencia que lo dirige todo. Absolutamente todo lo que acontece en el planeta. 

Si deseas recibir sesiones de LNT®, kinesiología u otra terapia reserva tu sesión o solicita más información: