01

Los 4 tipos de contracturas

¿Tienes contracturas musculares? ¿Quieres saber qué tipos hay, cuáles son sus causas y cómo prevenirlas?

Las contracturas musculares o "nudos" son contracciones continuadas e involuntarias de un músculo y sus fibras, causando dolor y una alteración de su funcionamiento habitual. Esto impide que la sangre llegue a las células del músculo, provocando que se acumulen toxinas en éste y que sus terminaciones nerviosas envíen señales de dolor al cerebro.

Muchas veces las contracturas son palpables a través de la piel como si fueran bultos o zonas endurecidas. A veces el dolor se puede irradiar hacia otra zona, producir dolores de cabeza, mareos, hormigueos o sensación de adormecimiento en extremidades.

Existen 4 tipos de contracturas:

1- Mecánicas: producidas por un esfuerzo físico, malas posturas o movimientos repetitivos.
2- Defensivas: causadas por patologías diversas como puede ser desviación de columna (escoliosis), hernia o protusión discal, pinzamiento.
3- Térmicas: se originan debido a cambios bruscos de temperatura (golpes de aire).
4- Emocionales: la mayoría de contracturas suelen ser de carácter emocional, el estrés, determinadas actitudes o emociones pueden reflejarse como tensiones en distintas zonas del cuerpo.


Lo que a mí me funcionó como alivio definitivo del dolor de espalda fue recibir sesiones de La Nueva Terapia® (LNT®). En una sola sesión se me desbloquearon vértebras dorsales de forma inmediata, el resultado fue espectacular ya que me desapareció un dolor en la dorsal que hacía años que tenía. Después de aprender la técnica, me realizo a mí misma sesiones de LNT® cada vez que siento alguna molestia en la espalda y la mejoría la siento al momento.

En ocasiones recibo sesiones de quiromasaje, shiatsu y osteopatía, que reconozco que alivian muchísimo el dolor, me relajan la musculatura y reajustan las vértebras. También practico habitualmente pilates y estiramientos, de vital importancia para prevenir el dolor y relajar la musculatura. Realmente noto mejoría cuando realizo estas actividades. Asimismo aprender kinesiología me sirvió para conocer las causas emocionales de mis problemas de espalda y desbloquear algunas de las emociones.  

Todas las técnicas son buenas y en mi opinión no hay ninguna mejor que otra, simplemente son diferentes y actúan desde distintos niveles. Para determinar qué técnica elegir, en mi metodología de trabajo previamente siempre testo con kinesiología cuál es la más apropiada para la persona y durante cuánto tiempo es necesaria. A veces combino diferentes terapias dentro de una misma sesión, éstas pueden ser a distancia (a través de plataformas digitales como Zoom, Skype o Whatsapp) o presenciales, sorprendentemente con los mismos resultados en ambos casos.

Aliviar o eliminar por completo las contracturas dependerá de cada persona en particular, de los hábitos posturales que tenga en el trabajo y en su vida diaria, de factores externos y también las tendencias psico-emocionales.

Si deseas aliviar tus contracturas musculares puedes acceder a mi programa MEJORA TU SALUD. Veremos las causas de tus contracturas y las trataremos con distintas técnicas.